espanol/al diaDallas-Fort Worth

Escuelas de Dallas suman detectores de metales, personal armado y más medidas de seguridad

Masacre escolar en Uvalde impulsó inversión en equipamiento para el Dallas ISD

El Distrito Escolar Independiente de Dallas (DISD) anunció una inversión de más de $100 millones en equipamiento y remodelaciones para seguridad en las escuelas del condado, pero los padres de familia todavía sienten preocupación de cara al regreso a clases.

Este martes, DISD informó que se gastaron $15 millones en cámaras de vigilancia, $6 millones en puertas con mayor control de seguridad para los salones de clase, y unos $80 millones en timbres con video, sistemas de detección de armas, renovaciones para escuelas y otros equipos de seguridad.

“La seguridad de nuestros estudiantes y personal es nuestra máxima prioridad y lo tomamos muy en serio”, dijo en rueda de prensa Stephanie Elizalde, superintendenta escolar de DISD.

El aumento de las medidas de seguridad es la respuesta local a la violencia de armas en escuelas de Estados Unidos, y al tiroteo en Robb Elementary en Uvalde, donde fueron asesinados 19 niños y 2 maestras en mayo.

Desde este ciclo escolar, todas las escuelas secundarias y preparatorias del DISD tendrán al menos un policía armado vigilando de tiempo completo, mientras que las primarias tendrán patrullaje ocasional. El personal de seguridad en las escuelas será del Departamento de Policía de Dallas y del Departamento de Policía del Distrito Escolar Independiente de Dallas, confirmó Sebastián Saucedo, coordinador de medios de DISD.

El DISD se compone de 230 escuelas primarias, secundarias y preparatorias.

Todas las escuelas secundarias y preparatorias del Dallas ISD ahora tienen arcos detectores de metal, como los de los aeropuertos, y los estudiantes, profesores y personal tendrán que pasar por ellos diariamente para ingresar a las instalaciones. El distrito tomó la decisión de que los kínders y primarias no tengan arcos detectores pero sí otras medidas de protección como cámaras de vigilancia, timbres con video, puertas de seguridad y oficiales portando barras detectoras de metales.

Según Elizalde, los dispositivos fueron instalados durante el verano, para que estuvieran listos antes del 15 de agosto. De acuerdo con DISD, se han instalado unos 400 detectores de metal en escuelas secundarias en los últimos dos años, y el plan de este año es comprar al menos 100 detectores de mano más para distribuir en escuelas.

La semana pasada, DPD y DISD organizaron un simulacro de tirador activo en la escuela secundaria Thomas A. Edison. En la conferencia, Elizalde dijo que todas las escuelas del distrito deberán realizar cuatro simulacros de seguridad por año, y deben programarlos antes del 15 de septiembre. No obstante, no todos los simulacros serán sobre tirador activo.

“Debemos tener en cuenta, especialmente en el nivel elemental, que cuando realizamos estos ejercicios, en particular cuando hablamos de ejercicios de tirador activo, pueden ser muy traumatizantes”, dijo.

Stephanie Elizalde, superintendente de Dallas ISD, presentó las medidas de seguridad para...
Stephanie Elizalde, superintendente de Dallas ISD, presentó las medidas de seguridad para las escuelas de Dallas este ciclo escolar 2022-2023.(Elias Valverde II / Staff Photographer)

Varias escuelas del Norte de Texas regresaron a clases esta semana, y la gran mayoría volverán a las aulas entre el 8 y el 15 de agosto, con más de 140,000 estudiantes de vuelta a los salones. Previo al ciclo escolar, autoridades han tenido reuniones con los padres de familia para informarles de las nuevas medidas de seguridad.

Elder Soriano quien envió a su hija Ana Soriano, de 6 años, por primera vez a la escuela, a Uplift Williams, dijo que las autoridades escolares lo instruyeron a él y a otros padres para guiar a sus hijos ante situaciones de emergencia.

“Recibimos una charla de la escuela para que estemos fomentando que ella tenga seguridad y que si ve cosas malas esté atenta a las instrucciones”, dijo Elder Soriano, de 46 años, vecino del área de Love Field.

El Distrito Escolar ha distribuido información a las familias de sus alumnos por medio de internet, en un sitio web especial sobre “escuelas seguras”, y a través de la distribución de folletos, de acuerdo con Saucedo. La superintendenta, quien recientemente asumió en el cargo en reemplazo de Michael Hinojosa, no se ha reunido con los padres personalmente, pero cada escuela ha comunicado las nuevas medidas de seguridad de forma distinta de acuerdo con su comunidad, señaló Saucedo.

Karina Martínez, de 34 años y residente de North Dallas, dijo que le informaron que las escuelas de sus cincos hijos tendrán medidas como policías vigilando la entrada y salida de clases.

“Sí da miedo llevarlos, pero tiene uno que mandarlos a la escuela”, dijo.

A las renovaciones escolares se suman las medidas en casa. Mientras acatan las reglas de llevar mochilas transparentes, medida obligatoria para estudiantes de secundaria y preparatoria, algunos padres de familia compraron celulares para estar en comunicación en caso de emergencia, o brindaron instrucciones sobre cómo actuar en caso de tirador activo o cualquier otra amenaza de seguridad.

“Es difícil explicarles que en cualquier momento algo así les puede pasar a ellos pero que más vale estar alerta. Pero es muy difícil decirles que tienen que protegerse en la escuela, donde se supone que deben de estar a salvo”, dijo Lauren Wood, de 32 años, y madre de tres hijos de 13, 7 y 6 años, que están en Marine Creek Middle School en Fort Worth.

María Juárez, de 45 años y residente del área de Bachman Lake, entiende que ahora la escuela de sus cuatro hijos tendrá más seguridad y puertas blindadas.

“Les hemos dicho que cuando pase eso respiren profundo, se pongan en el piso, no se muevan, hasta que ya escuchen que pueden estar de pie”, dijo Juárez, cuyos hijos regresaron a clases este miércoles 3 de agosto en Uplift Williams Preparatory de Dallas.

Verónica López, de 37 años, equipó por primera vez con un celular a sus dos hijos, estudiantes del distrito escolar de Dallas. López habló con sus hijos de 11 y 13 años y les instruyó esconderse si ven alguna actividad sospechosa. Mientras tanto, apoya las medidas de seguridad implementadas por las autoridades escolares locales.

“Yo siento que es más seguro con la mochila transparente porque ahí se pueden dar cuenta de las cosas que llevan”, dijo.

En la conferencia de prensa del martes del distrito escolar, la superintendenta dijo que la colaboración de los padres para con sus hijos será de gran importancia en este regreso a clases, pues se trata de un trabajo de múltiples capas y protocolos.

“Los padres son parte de la solución y los invitamos a que se conecten con sus hijos”, dijo.

María Ramos Pacheco contribuyó en esta historia.

Al Dia

Últimas noticias de hoy

Las historias que tienes que saber de la comunidad de Dallas-Fort Worth, eventos gratuitos, paseos, conciertos, deportes y todo lo que ocurre en el Metroplex.

By signing up you agree to our privacy policy